Hemeroteca 1

Alberto Campo Baeza pertenece a la Promoción 1962

Fiesta del Beato Guillermo José Chaminade

 

El pasado día 22 de enero, la Comunidad Marianista, celebró la Fiesta del Beato Guillermo José Chaminade.Durante la misa concelebrada y en el Ofertorio de la misma, participò una representación de la Junta de Gobieno de los AA.AA. que hicieron una ofrenda de frutos.

La ofrenda fué leida por Cristian Wagner y la cesta de frutos fué presentada ante el altar, por los compañeros Alfonso Cañuelo y Carlos Duque.

DIARIO DE CÁDIZ 14.01.2014

Fallece nuestro compañero Francisco Javier Ferrari Gavira , de la Promoción 1956-1962

DIARIO DE CÁDIZ 27.12.2013

 

Publicado el: Mie, 27 nov, 2013
 

“Ningún niño sin Juguete” cuenta con la colaboración de los antiguos alumnos de San Felipe Neri.

 

La Comunidad Marianista en general  y el Colegio San Felipe Neri de Cádiz en particular, están llevando a cabo una campaña de recogida de juguetes para un baratillo solidario. La Campaña se llama “NINGÚN NIÑO SIN JUGUETE”.

A esta iniciativa se adhiere la Asociación de Antiguos Alumnos de San Felipe Neri colaborando con la mencionada campaña y aportando no solo juguetes, también otros objetos como libros, material de papelería, etc.

Por último, recordar que la campaña finaliza el jueves 5 de diciembre.

Publicado el: Dom, 24 nov, 2013

 

El padre Luís Castro homenajeado por el Cádiz CF

 

El Cádiz CF homenajeó en el descanso del partido en el Palco de Honor al Padre Luis Castro, docente del colegio San Felipe Neri y socio fundador de la peña cadista del mismo nombre.

El padre Luis es un gran aficionado al fútbol y al Cádiz CF que ha realizado una labor más allá de las aulas, colaborando también en asuntos sociales de la ciudad como una persona comprometida.

El club quiere agradecer al Padre Luis su labor y su cariño al Cádiz CF haciéndole entrega de una camiseta del primer equipo firmada y dedicada por todos los jugadores.

 Padre Luís Castro I

 

 

Julio Molina Font, pertenece a la Promoción 1963

Alberto Campo Baeza pertenece a la Promoción 1962

DIARIO DE CÁDIZ 29.10.2013

Premios a gaditanos excelentes

El Tío de la Tiza, hijo predilecto y los sacerdotes Luis Castro, Feliciano Ruiz y José Luis Salido, adoptivos El Ayuntamiento entrega también las medallas de oro, plata y trimilenario

Emilio López Cádiz | 29.10.2013

 

"Sois gaditanos excelentes y no tenéis que agradecerlo, tenemos que hacerlo nosotros", resaltó la alcaldesa Teófila Martínez en el discurso con el que clausuró el acto de entrega de títulos de hijo predilecto y adoptivo de la ciudad, así como de las medallas de la ciudad de oro y plata y trimilenario, que congregó en el auditorio del Palacio de Congresos a una nutrida representación de la sociedad gaditana en sus diversas facetas.

Desde el almirante de la Flota, Santiago Bolibar, a la escritora Pilar Paz, pasando por el rector de la UCA, Eduardo González Mazo; el presidente de la Audiencia, Manuel Estrella, y dos obispos, el actual, Rafael Zornoza, y el emérito, Antonio Ceballos, entre otras muchas personas, no quisieron perderse el acontecimiento anual, que precisamente por eso por vez primera no se celebraba en el salón de plenos del Ayuntamiento.
Pasaban diez minutos de la siete de la tarde cuando Enrique García-Agulló, que actuaba como relator, rogaba a los presentes que se pusieran de pie para recibir a la Corporación Municipal bajo mazas, a la que seguían los galardonados y finalmente la alcaldesa, con los tenientes de alcalde José Blas Fernández e Ignacio Romaní.
Tras la salutación de Teófila Martínez tomó la palabra el secretario general del Ayuntamiento, Marcos Mariscal Ruiz, que leyó el acuerdo plenario de concesión de la medalla del Trimilenario para el establecimiento La Cepa Gallega, del que glosó su historia de más de 90 años, recogiendo la distinción su gerente, Félix Fernández Verdejo, que muy emocionado se limitó a dar las gracias a todos.
Luego, con el mismo protocolo, la recibió el Aula de Cultura del Carnaval, en la persona de su presidente, Antonio Montiel Sánchez, que reclamó a la alcaldesa el futuro Museo del Carnaval, que dijo que era único en el mundo, y agradeció al portavoz de IU, Sebastián Terrada, la propuesta de su grupo para que se le entregase la distinción.
Después le correspondió el turno a la Peña de Cazadores, representada por su presidente, Nicolás Arellano Tejero, que dijo que lo agradecía, que era un orgullo "tener a esta alcaldesa" y manifestó su cariño a todos.
A continuación se entregó la medalla de Plata a las Hijas de María Auxiliadora, que recibió María Dolores Ruiz, que aludió a que su fundación se debía a un don del Espíritu Santo por intersección de María Auxiliadora y prometió que seguirían trabajando con bondad y cariño.
A continuación la de oro, concedida a la Virgen de los Dolores la recogió la priora de la VOT de Servitas, Encarnación Orellana, que después de agradecer la propuesta para la concesión a la cofradía de los Afligidos y a todas las demás de la ciudad, añadió que en la medalla estaba la ciudad y todos los gaditanos, "a los que Ella protege".
A las ocho menos veinte de la tarde, el secretario leía el acuerdo de concesión del título de hijo adoptivo al sacerdote marianista Luis Castro Arteaga, que recibió de manos de la alcaldesa y, tras destacar la tolerancia y el ingenio de los gaditanos, dijo que para él existían tres Cádiz con los que se identificaba, uno festivo, el del Carnaval; otro cofrade, con personalidad propia, "ya que el dolor de la Pasión se une con el ritmo al que se cargan sus pasos", y el doliente, en alusión al Cádiz C.F. Terminó diciendo que era un privilegiado, ya que había nacido en San Sebastián y en Cádiz.
El mismo título lo recibió el también sacerdote marianista Feliciano Ruiz, que tuvo palabras de agradecimiento para todos, desde el Ayuntamiento a los prelados presentes y a la familia marianista, para destacar luego que Cádiz acoge, agradece y premia con demasiada generosidad, "aunque al menos en mi caso, tiene más méritos el que otorga que el que recibe".
Después le correspondió al sacerdote franciscano José Luis Salido Mateo, que agradeció a Cádiz el nombramiento de hijo adoptivo, "pese a ser un jerezano", y en alusión a las residencia de ancianos Alvernia y Fragela, dijo que de los mayores era de los que había aprendido, para seguidamente resaltar que además con la distinción se le ponía a la misma altura que a Luis Castro y a Feliciano Ruiz, "que han hecho mucho más por Cádiz, como mi hermano fray Nicolás Juez, también hijo adoptivo o mi amiga Dora Reyes, hija predilecta". Por último resaltó que vestía el hábito, porque el título lo recibían los frailes y la Orden.
Por último, José Luis Sánchez Martínez recogió el título de hijo predilecto concedido a su bisabuelo, Antonio Rodríguez Martínez, El Tío de la Tiza, "Padre " del Carnaval gaditano para su biógrafo, Javier Osuna. Recordó que el pasado año se cumplieron 100 de su muerte en Sevilla y en nombre de sus dos nietas, sus once biznietos y docenas de tataranietos agradeció el reconocimiento.
Finalmente la alcaldesa dijo que se habían entregado las máximas distinciones que la ciudad puede otorgar y que demuestran el respeto y el orgullo de pertenecer a una sociedad con personas como las homenajeadas. Aludió a que Cádiz es una ciudad que acoge, "y yo que no he nacido aquí lo confirmo, porque los gaditanos a través de las unas me tienen como a uno de los suyos".
Luego dedicó unas palabras a cada uno de los galardonados, dijo que la ciudad contará con un Museo del Carnaval lo antes posible y concluyó aludiendo a la concesión de la medalla de oro de la ciudad a la Virgen de los Dolores, para agradecer por último la nutrida asistencia.

«En otro sitio no habrían tenido este gesto. Cádiz es especial»

Los marianistas Feliciano Ruiz Gainzarain y Luis Castro reciben mañana el título de hijo adoptivo de la ciudad tras medio siglo de labor docente

27.10.13 - 00:14 - José Landi | CÁDIZ

Suman, entre ambos, casi un bicentenario. Entre uno y otro reúnen 177 años de vida dedicada a la educación con Cádiz como escenario, el de antes y el de ahora, el de intramuros y el de Puertatierra. Feliciano Ruiz Gainzarain (Condado de Treviño, 1923) y Luis Castro (San Sebastián, 1926) recibirán mañana un título que, en la práctica, ya tienen hace décadas, el de hijos adoptivos de la ciudad. Han sido padres secundarios, en sentido religioso y docente, de decenas de promociones de estudiantes desde su militancia marianista. Protagonistas en el funcionamiento de un colegio clave en lo mejor y lo peor de la historia reciente de Cádiz: San Felipe Neri.

Unas horas antes de recibir, mañana a las 19 horas, ese honor en el Palacio de Congresos se sientan en el silencio de la austera, confortable y anticuada zona comunitaria de los religiosos del centro, entre compañeros que leen, señoras que preparan aromáticos guisos y rematan la limpieza matinal. Vida serena en contraste con el inseparable barullo escolar. «Yo llegué en 1951 al colegio que estaba junto al Oratorio. Estuve dos años y me destinaron a Valladolid. Regresé en 1966 y ya, sin interrupción, hasta ahora en Cádiz. Siempre di clases de Religión y Latín. Me gustaba el Latín, aún me gusta pero desde que cumplí 65 años practico menos, curioseo de vez en cuando pero, claro, ya no lo enseño». Así de sencilla resume su trayectoria docente el mayor de los dos homenajeados, Don Feliciano.

Su compañero Luis, con la misma autoridad de tener más de medio siglo de experiencia docente, asegura que «la educación ha cambiado mucho». Estos son sus recuerdos: «En nuestros inicios era autoritaria. Ahora es más consultiva, más democrática. Entonces nos quejábamos de exceso de autoridad y ahora algunos echan de menos más autoridad en la figura del profesor. Nunca convienen los extremos». Don Feliciano tercia: «Había más distancia antes pero en los marianistas siempre hemos tratado de crear un espíritu de familia en el colegio. Cuando había más disciplina o con menos, siempre hemos buscado la cordialidad». En sus reflexiones se cuelan recuerdos, buscan fechas con la vista en el techo. Del piso anterior a la fundación del San Felipe Neri en el casco antiguo. Recuerdan que este último funcionó hasta 1978 como marianista y que luego hubo unos pocos años de actividad simultánea con el de Extramuros. Ya a partir de los primeros 80, quedó sólo el gran colegio actual (el de mayor superficie y mayor número de alumnos de la ciudad) como presencia de su congregación.

De valores

Cuando se les pregunta por el sello marianista que ahora la ciudad premia en sus figuras, hablan de equilibrio entre «evangelización, labor pastoral» y «respeto a la libertad del alumno y su familia. Aquí nunca se les ha obligado a tener determinadas creencias para facilitarles la educación. Transmitimos valores cristianos al que los quiera recibir», defiende Luis Castro. Antes, esa educación católica era la única opción, ahora hay otro entorno social «es diferente, ahora hay muchas más influencias, más información. Las familias ya no se sienten obligadas, como antes, a transmitir unas creencias religiosas a sus hijos. Es otra sociedad». Más que el laicismo, les preocupa en los jóvenes la frivolidad, el materialismo: «Ahora cuesta llegar a ellos porque hay mucha superficialidad, es el mayor obstáculo. Algunos conceptos como el silencio, la pausa, la meditación, lo sagrado, son más difíciles de trasladar ahora», considera Feliciano. Cuando se les propone un ejemplo recuerdan: «Lo de las primeras comuniones, algunos parecen organizar pequeñas bodas, intentamos aconsejarles pero es una lucha muy difícil con los padres, con todo su entorno».

Cuando se les habla de la etiqueta de elitismo que algunos gaditanos cuelgan al colegio, el mayor de los premiados muestra su confusión: «Es curioso. La concertación pretendía eludir el elitismo. Nosotros siempre hemos intentado eludirlo». Pero admite que las nuevas circunstancias administrativas y burocráticas han propiciado «situaciones difíciles para muchos padres. Algunos exalumnos han visto que el colegio no les correspondía a sus hijos aunque viven enfrente, mientras que ven cómo se matriculan niños que viven a unos kilómetros».

A Luis Castro le sigue, también, su fama de apasionado por el fútbol. Creó un torneo, «hace 39 años» que ahora lleva su nombre. Empezó como «una herramienta didáctica más, porque en el fútbol se conoce mucho al niño, se le conoce, se descubren algunas reacciones espontáneas imposibles de ver en el aula» y ahora también se ha convertido en una fórmula para que los antiguos alumnos se encuentren una vez al año en el patio. «Vienen más de 200 y la final tiene toda su parafernalia. Esto parece Old Trafford».

Tirando de memoria

También han presenciado la transformación de la ciudad. «Yo llegué a una ciudad casi de posguerra y lo he visto surgir todo. Puertatierra era una zona casi rural, de pinos, a la que la gente iba a pasar el domingo, de excursión. He visto cómo crecían todos los barrios y también cómo se recuperaba todo el esplendor arquitectónico y monumental del casco antiguo que estaba muy abandonado en aquellos años», recuerda el nonagenario mientras disfruta del privilegio de combinar memoria larga, lucidez y salud.

Luis Castro resume el agradecimiento que sienten los dos «por un reconocimento a dos curas, que eso siempre tiene su miga, que ha tenido el apoyo de personas de todas las creencias, de todas las ideologías». Para el popular religioso, ese tipo de gestos: «sólo pueden darse en Cádiz. Estoy seguro de que en otra ciudad no habría sucedido. Cádiz es especial. Te lo da todo. Su gente tiene una tradición de tolerancia e ingenio que no se ve en otra parte».

Serán dos los marianistas que reciban el título mañana aunque ellos consideran que lo recibe todo el colectivo y recuerdan a los que más trabajaron por los colegios, a los que los merecerían "más que nosotros». Entre ellos citan a Eliseo Pérez, un director que «igual se peleaba con un alcalde por la mañana que iba de incógnito a dar de comer a gente absolutamente desamparada por la tarde». A José Sedano Chomón, que «luchó por ampliar y modernizar el colegio como pocos», a Vicente López de Uralde y a Javier Anso «que fue un director muy influyente, brillante, en dos etapas distintas, la primera en un ambiente político muy complicado, el de la Transición».

opinión

El padre Luis Castro

 

27.10.13 - 00:15 - IGNACIO MORENO BUSTAMANTE |

Quedamos todo el equipo de la clase en Deportes Romero, justo en la esquina del colegio. Había que elegir la camiseta, ya que 48 horas más tarde debutábamos. Sabíamos que sería complicado, pues estábamos en 2º de BUP y nos había tocado contra un COU. Pero a ilusión no nos ganaba nadie. Hasta nos dolía la barriga y nos costaba conciliar el sueño. Mucho más que con cualquier examen. Dónde va a parar. Entendíamos perfectamente lo que sentían Fernando Redondo o el 'Chapi' Ferrer cada domingo y el ídolo a seguir era Michael Laudrup. Dertycia aparte, evidentemente.

La decisión que debíamos tomar era complicada, aunque no teníamos muchas opciones, ya que los de 2ºD se habían adelantado y se habían agenciado unas blancas. Y los de 2ºA unas rojas. Al final, azules. Con el cuello blanco. Todavía la guardo en un cajón como oro en paño. He de reconocer que como camiseta de fútbol no vale gran cosa. Pero para nosotros era la releche. Era la nuestra. ¡Y la íbamos a vestir en el Trofeo Luis Castro!

Cuando llegó el día del debut aquello era espectacular. Al menos en nuestras mentes. El campo grande del colegio entero para nosotros. Más de media entrada en la grada (en realidad el poyete del jardín del patio) y hasta habían puesto redes en las porterías. ¡Ah! Y teníamos árbitro. Aquello era lo más parecido a un partido de verdad que viviríamos cualquiera de nosotros. Y esa sensación aún perdura como uno de los mejores recuerdos de nuestra adolescencia. Pese al 4-1 que nos metieron los de COU.

Y el artífice de todo aquello, el alma de esas sensaciones, era el padre Luis Castro. Quien le daba nombre. Y le sigue dando. Un sacerdote que es muchísimo más que eso. Una persona que lleva décadas entregado a un colegio, San Felipe Neri, y a toda una ciudad, Cádiz. Miles de alumnos han recibido, de una forma u otra, su cariño, su sapiencia, sus enseñanzas. Siempre con la sonrisa en la boca, con una palabra amable. Regalando bondad, que tanta falta hace. Y exactamente lo mismo se podría decir del Padre Feliciano. Décadas de entrega a una comunidad educativa y guiando por el camino correcto a miles de jóvenes gaditanos.

Mañana, Cádiz les devolverá parte del cariño que ellos han derrochado a raudales nombrándolos Hijos Adoptivos de la ciudad. Pocas veces un premio ha sido tan merecido. Enhorabuena y gracias.

Compañeros de Pupitre

NICOLÁS BARROSO OLAYA | DIARIO DE CÁDIZ 26.10.2013

NACIMOS a la vida en Cádiz en 1948, rodeados de mar y ello de por sí ya imprime carácter. Abrimos los ojos a la Religión y al Arte, contemplando una Inmaculada de Murillo lo que, bien pensado, también tiene su influencia. Nuestros profesores vestían de negro de los pies a la cabeza y nos hablaban de usted, lo que curiosamente nunca sirvió de cortafuegos para la afectividad, ni para el respeto. Pasamos nuestra infancia en el viejo caserón de Santa Inés que antaño fue la casa de la Constitución de 1812, pero eso no nos lo dijeron. Nuestra banda sonora, fue una letanía diaria que empezaba por Atienza, Barroso, Bellido, Calvo, Campe…..y terminaba en Tovar. Éramos simplemente, niños de San Felipe. Vivíamos en una dictadura, pero tampoco nos lo dijeron. Sólo asistíamos perplejos a desfiles que parecían procesiones y a procesiones que parecían desfiles. Nuestra principal preocupación, como la de todos los niños, era jugar. A las bolas, durante el otoño, en la calle Virgili o al pincho, en los arriates invernales de la plaza de San Antonio. La primavera nos sorprendía en la Plaza Mina jugando al fútbol con pelotas de trapo y porterías de farolas. Cuando llegaba el verano nos desplazábamos a la Alameda y a nuestros juegos se incorporaban las niñas.
Las casas de todos, estaban siempre abiertas para los demás con lo cual nuestra familia, era notablemente amplia. Nos cruzábamos en la calle con Pemán y con el Beni. También con Vicente el Largo y Carlos el Legionario. Disfrutábamos tirando bolas de nieve en las Fiestas Típicas que curiosamente, en nuestras casas seguían llamando Carnavales. En la adolescencia pasamos al Colegio de Extramuros pero lo hicimos en bloque. Siempre juntos. Días de vino y rosas con novias esperando en cierros y casapuertas. Fuimos a la universidad y con ello sufrimos la primera diáspora. La segunda fue cuando empezamos a trabajar y nos repartimos por la geografía.
Entre nosotros no surgieron eminencias, pero todos ocupamos puestos clave en la Medicina, la Ingeniería, la Arquitectura, la Justicia, la Iglesia, la Enseñanza, la Milicia o el Comercio. Nos hemos dedicado tan sólo a hacer lo mejor posible, lo que teníamos que hacer. Como nos lo enseñaron. De paso, nos casamos, formamos familia y contribuimos activamente al advenimiento de la Democracia.
Un escalofrío nos recorre, cuando recordamos a los que ya nos están entre nosotros. Los echamos de menos. Jamás hemos mirado a nadie por encima del hombro y conservamos el bendito sentido del humor gaditano que nos permite reírnos con, nunca de. En este año, nos estamos jubilando con la alegría del deber cumplido. Y seguiremos siempre juntos hasta que Ella nos acompañe en el último viaje. No somos más que una promoción de ciudadanos que los Marianistas entregaron a la sociedad gaditana, que siguen aspirando a ser libres, justos y benéficos.
 
                       Nicolás Barroso Olaya pertenece a la Promoción 1963

Siguiendo con las efemérides, acaba de celebrar sus bodas de oro la Promoción 1963 del colegio marianista San Felipe Neri. La comisión organizadora de los actos ha estado formada por los antiguos alumnos Alfonso Caravaca., Mikel Elorza, Enrique García-Agulló, José María Jurado, Manuel Martín de Mora, Manuel Rocha y Antonio Villanueva. Pronto va a celebrar sus 45 años la de 1968, que no ha querido esperar a los 50, y a la que pertenecieron los periodistas Augusto Delkader y el desaparecido Félix Bayón, que hasta crearon entonces una revista colegial.

Enrique García-Agulló pertenece a la Promoción 1963
Enrique García-Agulló pertenece a la Promoción 1963
Enrique García-Agulló pertenece a la Promoción 1963
Enrique García-Agulló pertenece a la Promoción 1963
Enrique García-Agulló pertenece a la Promoción 1963
Enrique García-Agulló pertenece a la Promoción 1963

Diario de Cádiz   05.07.2013

 

LA GACETILLA 04.07.1895

 

Este día falleció el marqués del Retortillo. La grave dolencia que venía minando la salud de este caba­llero, unido por vínculos de pa­rentesco a nuestro compañero de redacción don Agustín Re­tortillo y Macpherson, tuvo ayer un funesto desenlace.

El marqués ha sucumbido, vícti­ma de un derrame seroso. Don José Luis Retortillo e Imbrechts era el último supervi­viente de cinco hermanos, con­taba sesenta y cinco años y ha­bía nacido en Cádiz.Hizo sus primeros estudios en el colegio de San Felipe Neri, bajo la di­rección de don Alberto Lista.


Alberto Campo Baeza expone en la Academia de las Artes y las Letras de Nueva York

 

La muestra flotante se realiza al hilo del premio Arnold W. Brunner Memorial que recibió

V. León cádiz


La American Academy of Arts and Letters de Nueva York acoge hasta finales de junio una muestra sobre la obra del arquitecto Alberto Campo Baeza. La exposición, que se pone en marcha al hilo del prestigioso premio Arnold W. Brunner Memorial Prize in Architecture 2013 que recibió, se exhibe desde una sobria sala cuadrangular blanca del edificio central de esta institución.

Una sala por donde se cuela la luz cenital como única inquilina, junto a las creaciones en fotografía del arquitecto vallisoletano, pero gaditano de adopción.

24 piezas en total que se exhiben en el aire, flotantes ante las paredes, que ni tocan, ni manchan. Son obras compuestas por una fotografía en color de sus construcciones arquitectónicas, y acompañadas a su vez de un dibujo sobre las mismas.

Los paneles aparecen inclinados a 45 grados, volátiles y a la altura de los ojos. Se sujetan así a las paredes mediante un ingenioso mecanismo ideado por el propio Campo Baeza, con unas alas trapezoidales de acetato transparente que no se ven a simple vista.

El arquitecto Alberto Campo Baeza exhibe así representaciones de su Olnick Spanu Hosure en Garrison, Nueva York, la Casa VT en Zahara de los Atunes, el Centro de Interpretación del Paisaje en Lanzarote, o la Casa Cala en Madrid, todavía en proyecto. Así, en el centro de la sala también se exponen algunas maquetas de algunas de estas obras. Una muestra sobria y sencilla, muy al estilo de su artífice, acorde con estos tiempos y el espíritu del propio Alberto Campo Baeza, y que permanecerá abierta durante toda la primavera en el 633 West de la calle 155 de Nueva York.

DIARIO DE CÁDIZ 06.06.2013


                      Alberto Campo Baeza pertenece a la Promoción 1962

Premio Gaditano de Ley 2013

Premio Gaditano de Ley en su IX Edición, al Padre Marianista, Don Luis Castro Arteaga, por su demostrado compromiso con los valores gaditanos después de más de 42 años viviendo en Cádiz y su defensa y comprensión de todo ello.

Este Premio está patrocinado por la FUNDACIÓN CRUZCAMPO.

El Acto se celebró el pasado viernes 24 de Mayo a las 20,00 h. en el Salón de Grados de la Facultad de Medicina. En el acto intervino D. Jose Joaquín Leóny el Presidente del Ateneo, D. Ignacio Moreno. 

El Premio consiste en un artístico Diploma realizado por el catedrático D. Luis Gonzalo y una escultura en bronce representando a Hercules saliendo de las aguas de La Caleta realizado por el artista D. Manuel Virella.

 

Tomado de :
http://www.ateneo-cadiz.es/uncategorized/premio-gaditano-de-ley-2013/

Alberto Campo Baeza pertenece a la Promoción 1962
Alberto Campo Baeza pertenece a la Promoción 1962

Este que detiene balones es Carracero, que fue un portero del Cádiz al que no le metieron ningún gol si bien es verdad que jugó pocos partidos. Pero si el lector es antiguo alumno, con algunos años, de San Felipe Neri, le será familiar el sitio: es el patio del colegio, detrás está el campo de hockey y entrena el guardameta gallego en lo que luego sería campo asfaltado, que entonces todavía estaba terrizo. El torreón no estaba construido aún.

 

DIARIO DE CÁDIZ 28.04.2013

Alberto Campo Baeza pertenece a la Promoción 1962

Encuentro-Coloquio de las Fraternidades Marianistas

El próximo día 23 de marzo, sábado, y organizado por las Fraternidades Marianistas, se celebrará en las instalaciones de nuestro Colegio, en Avda. Andalucía 82, un Encuentro-Coloquio en el que invitan a todos los componentes de la Familia Marianista a pasar un rato reunido y luego tomar “una cervecita” (sic).

 

El encuentro tendrá lugar a las 11 de la mañana y no se alargará más allá de las 14 horas.

 

Como dato adjunto te envío el cartel anunciador al que acompaña la leyenda “Pongámonos al servicio de la sociedad gaditana, al estilo del Beato, congregando, compartiendo y animando. Que cada uno traiga a dos”.

 

Dado el interés del encuentro, que además nos proporciona estar unas horas con antiguos compañeros, padres de alumnos, profesores, amigos, etc., nos es grato participároslo, en la confianza de encontrarnos allí esa jornada del sábado.

 

Un fuerte abrazo, por la Junta de Gobierno, Pepe Álvarez.

 

20.03.2013

 

DIARIO DE CÁDIZ 07.03.2013

Fallece nuestro compañero Fidel Caro Muñoz, de la Promoción 1956-1962

30.01.2013 ~ Fallecimiento del Padre Valentín

Alberto Campo Baeza pertenece a la Promoción 1962

NUEVA JUNTA DIRECTIVA DE LA ASOCIACIÓN

El Ayuntamiento de Cádiz ha concedido el título de "Hijo Adoptivo de la Ciudad", a los sacerdotes marianistas Feliciano Ruiz Gainzaráin y Luis Castro.

Alberto Campo Baeza pertenece a la Promoción 1962

DIARIO DE CÁDIZ 12.01.2013

ODISUR

Oficina para la Información y los Medios de Comunicación Social de los Obispos del Sur de España

Nueva Junta Directiva en la Asociación de Antiguos alumnos de San Felipe

Jueves, 25 de Junio de 2009 01:00disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

El pasado día 19 del mes de junio se celebró en el Colegio San Felipe Neri la Asamblea General Extraordinaria  para la renovación de la Junta Directiva de la Asociación de Antiguos Alumnos Marianistas de Cádiz. Se presentó una candidatura presidida por Domingo Vázquez Saá que fue aceptada por la Asamblea, por lo que se está terminando los trámites de intercambio de documentación para comenzar a trabajar con ilusión en estas tareas.


La  nueva Junta Directiva la componen los siguientes antiguos alumnos:
 
PRESIDENTE: Domingo Vázquez Saá
VICEPRESIDENTE 1º: Antonio Giraldez Álvarez
VICEPRESIDENTE 2º: Antonio Adán Cortés
SECRETARIO: José Luis Álvarez Práxedes
VICESECRETARIO: Jaime Durán Serrano
TESORERO: Emilio González-Santos García
VICETESORERO: Enrique Cendón Ruiz
VOCALES: Carlos Duque  Marabot, Aurelio Fernández Casar, Salvador Garrido Izquierdo, Benito Moral Cabeza, Francisco Vázquez Aragón, José Velázquez Repeto y Chistian Wagner López
 
A partir de estos momentos la nueva junta quiere contar con todos y cada uno de los Antiguos Alumnos de los Colegios de San Felipe Neri, Ciudad y Extramuros y hacer llegar sus inquietudes y objetivos a todos los asociados.

Faro de Chipiona  - Primer periódico independiente digital de Chipiona

Las peregrinaciones de "San Felipe Neri" al Santuario de Regla.

jueves 15 de mayo de 2008                                                                         Juan Mellado

Ahora, entrado ya el Siglo XXI, han quedado en el olvido pero las peregrinaciones de profesores, alumnos y familiares del histórico colegio gaditano marianista San Felipe Neri al Santuario de Regla en Chipiona eran todo un acontecimiento social, educativo y religioso. Así se recoge en un libro escrito por el sacerdote marista José González Rojas, editado en 1983 por el servicio de publicaciones de la desaparecida Caja de Ahorros de Cádiz y que recoge la historia de este insigne colegio desde su fundación en 1838 hasta 1980.

Al parecer estas peregrinaciones comenzaron en torno a los primeros años del pasado Siglo XX- aparece una referencia en Diario de Cádiz el 3 de mayo de 1908- y se repitieron hasta mediados de los años cincuenta.

En el libro se recoge el testimonio de Manuel de la Puente Arana, Contralmirante de la Armada y de la promoción del colegio de 1911 y que reproducimos por su interés.

” Muchos son los recuerdos que conservo, todos agradables, de mi estancia en el colegio entre los años 1903 y 1912, en que salí de él para ingresar en la Escuela Naval.

Entre los que nunca olvido, está aquella peregrinación marítimo naval que hacíamos todos los años al Santuario de Regla en Chipiona, organizada hasta en sus menores detalles por aquel formidable director que se llamó D. Juan J. Bacquier, de inolvidable memoria.

Contando con la colaboración de D. Antonio Millán, dueño del vapor en el que hacíamos la travesía Cádiz- Puerto de Santa María, y del ingeniero jefe del ferrocarril de la Costa Monsieur Blinky, nos hacía pasar un día en que todos, grandes y chicos éramos felices.

Durante el viaje que se pasaba entre cantos, rezos y bromas, cuando algunas veces el levante alborotaba la mar el vaporcito daba sus buenos tumbos, el don de mando del P. Bacquier conseguía que todos aguantaran el mareo y se portasen como verdaderos lobos de mar”.

Dada la importancia que tomaron estas peregrinaciones, el libro recoge una de las varía crónicas periodísticas, que se supone del Diario de Cádiz u otro local y que también reproducimos.

“Mal día amaneció para excursiones. Reinaba fuerte levante y el puerto estaba cerrado para embarcaciones pequeñas. Pero desde bien temprano atracó el vapor Mercedes de 35 m de eslora y cabida para 500 pasajeros.

A las seis y media ya esperaban en el muelle, varios congregantes con sus familias. Llegó el P. Bacquier con el ánimo de suspender la excursión por el fuerte viento. Conferenció con el Sr. Millán, quien le manifestó que el levante no causaba molestias en los viajes marítimos, antes al contrario, tan pronto como salieran de la boca del puerto, el vapor continuaría viaje sin el menor balance. Ante estas explicaciones y por complacer a las señoras y señoritas que esperaban en el muelle… fueron avisados los profesores y alumnos que esperaban en el colegio. Y a las siete menos cuarto embarcaron(y sigue una larga lista)… En la proa del barco se izó la bandera de la congregación y a popa la bandera nacional. En el puente se colocaron los cantores y profesores, entonando al partir, una plegaria a la Virgen… Durante la travesía, algo molesta para las señoras a causa de los salpicones, no hubo ningún accidente.

A las ocho atracó en Puerto de Santa María. Del muelle se dirigió la comitiva a la estación para tomar el tren especial que habría de trasladarles a Chipiona, formado por dos jardineras y cuatro vagones para las familias e invitados… A las 8,45 anunció la campana su salida, no parando más que en Rota para proveerse de agua, llegando a Chipiona a las nueve y media. Aquí esperaban ya dos religiosos franciscanos del Convento de Regla.

Las señoras se dirigieron en carruaje a la Iglesia y los congregantes con sus profesores organizaron la peregrinación al Santuario, seguidos de gran número de invitados, recorriendo cerca de dos kilómetros. Poco antes de llegar, desplegóse una bandera de terciopelo celeste y blanco ostentando el escudo de la congregación en su centro, bordado en seda y oro, trabajo verdaderamente notable, que fue realizado por las R.R.M.M. Reparadoras.

A las puertas del templo, fueron recibidos por los religiosos del convento y los oficiantes ya revestidos de ornamentos sagrados. La iglesia que es preciosa, restaurada recientemente, estaba lujosamente exornada… El coro de San Felipe, interpretó a canto llano y a dos voces, la solemne Misa, pulsando el órgano D. Camilo Gálvez… El acto terminó a las 10,45.

A dicha hora pasaron los congregantes al suntuoso palacio del convento, donde se habían instalado cuatro meses para servir la comida a alumnos e invitados. Dos de estas mesas, tenían 15 m de largo. En la comida se sirvieron los siguientes platos: paella de arroz, tortillas de huevos, pescado frito, filetes con patatas, entremeses de salchichón y aceitunas, vinos del país, café y coñac. Todos fueron condimentados en las cocinas del convento por el cocinero del mismo.

Después del café, el Sr. Bacquier, se levantó para agradecer el acto. Elogió la conducta de los congregantes… ensalzó las dotes de modestia y caridad del Prior de la Comunidad, dando vivas a la Virgen de Regla y a la Comunidad.

Luego habló el Sr. Millán. El Prior de los Franciscanos dio las gracias a todos…

Terminada la comida a las dos de la tarde, fueron a dar un paseo por la playa, no pudiendo visitar el sanatorio, ni el faro por causa del calor. Y a las dos y media comenzó la función religiosa, tras una predicación de veinte minutos del Sr. Elejalde. Dióse la bendición con el Santísimo Sacramento.

Púsose la comitiva en marcha hacia la estación y al pasar por el pinar de las monjas paró el tren, sirviéndose en el pinar una merienda compuesta de pastelillos de sidra y alpisteras de huevo y naranja. En el muelle se embarcó para llegar a Cádiz a las siete y media donde esperaban muchas familias”.

Entre la documentación que aparece en el libro que nos ocupa está el anuncio que se realizó para la referida excursión unos días antes:

“Los gastos originados por la expedición ascenderán a 6,50 pesetas por persona. Siendo este Santuario uno de los más celebres de España y habiendo manifestado no pocas familias su deseo de acompañar a sus hijos, serán admitidas en el vapor y tren especial cuantas personas lo soliciten al precio de 3,50 pts, ida y vuelta por persona. En la estación de Chipiona habrá coches para el traslado al Santuario al precio de 0,75 ptas. Los que deseen comer, pondrán hacerlo en la Fonda El Castillo, pero en este caso deben avisar antes del próximo martes, su precio será de 3 pts por persona”.

No aparece otra reseña de peregrinaciones hasta la fechada el 18 de mayo de 1952. En esta ocasión hasta 600 peregrinos fueron en tren especial desde Cádiz(ya no se empleó el barco), y en la estación de Chipiona esperaban 6 autobuses con los procedentes del colegio de Jerez. Los Padres Franciscanos les recibieron muy calurosamente y después de la función religiosa en el Santuario, celebrada con toda solemnidad, tuvieron la comida y esparcimientos hasta las seis y cuarto de la tarde en que comenzaron el regreso, para llegar los de Cádiz a las 9 de la noche.

El 31 de mayo de 1953, se repitió con 500 de Cádiz y 300 de Jerez, teniendo de especial que esta vez el tren se paró en el Pinar durante una hora para la merienda. Al año, siguiente, 2 de mayo de 1954, con motivo del Año Mariano, el número de peregrinos fue de 800, pero los de Jerez no acudieron ese día.

Las reseñas de las peregrinaciones a Chipiona acaban en este año en el libro. Desconozco si en años posteriores se volvieron a realizarse o no. En cualquier caso, cabe recordar que este año, 1954, en el mes de septiembre de coronó la Patrona de Chipiona Nuestra Señora de Regla.

 

Publicidad en DIARIO DE CÁDIZ ~ Año 1936

VISITAS contador para blogger gratis

INSCRIPCIÓN

AZULEJO ANTIGUO ALUMNO

PRECIO : 5 €

A LA VENTA EN LA PORTERÍA DEL COLEGIO

HORA ACTUAL

 

 GASTRONOMUS FELIPENSIS